IGLESIA DEL MOVIMIENTO MISIONERO MUNDIAL EN CURACAO

   
  MMM
  Con Amor Y Preoucupacion
 

CON AMOR Y PREOCUPACION
CON GRAN AMOR Y CARIÑO DEDICO ESTE BELLO MOMENTO PARA ESCRIBIR E ENVIAR ESTE SALUDO EN EL NOMBRE DE MI SENOR Y SALVADOR JESUCRISTO, DESEANDOLES A TODOS MIS HERMANOS Y AMIGOS QUE VISITAN ESTA PAGINA MISIONERA, SALUD, GOZO Y MUCHA PROSPERIDAD EN CRISTO JESUS SEÑOR NUESTRO.
También es un placer para mí poder hacer llegar este mensaje, esta palabra de ánimo y de estimulo: No hay barreras para Dios, Dios si puede y con Dios nosotros todo lo podemos.
Por la gracia del Señor y para honra de Él servimos en su sublime e incomparable obra misionera, obra de evangelización y avance, de doctrina santa y responsable y de testimonio limpio y abnegado.  
Mi esposa y este servidor, junto con un grupo de pastores Antillanos, Guyaneses y ahora un matrimonio colombiano que son los misioneros en Trinidad, laboramos para Dios en las Antillas Holandesas, Trinidad, las Guyamas y Suriname. Con la ayuda de mi Señor y de estos compañeros en el ministerio superviso toda esta región ya mencionada.
Pero sentimos la necesidad de la ayuda en ORACION de todos ustedes queridos y apreciados hermanos en la fe de nuestro Señor Jesucristo. La obra de Dios es hermosa, es gloriosa y única pero costosa y muchas veces sufrida, requiere de pastores, evangelistas y misioneros valerosos y dados por amor a Dios y a la humanidad, que no ha tenido un encuentro con el Señor, por eso se necesita gente dispuesta a todo por la fidelidad al Dios que sirven.
En Isaías 41: 6, dice la profecía: “Cada cual ayudó a su vecino, y a su hermano dijo: ESFUERZATE”. En el verso 10, dice: “No temas, porque yo estoy contigo”. También los creyentes neotestamentarios hemos llegado a ser los siervos escogidos de Dios. Por lo tanto, podemos reclamar para nosotros las promesas de estos versículos. No hay razón para temer a otros seres humanos porque Dios está con nosotros: para impartirnos la gracia y el poder necesario para enfrentarnos a todas las circunstancias de la vida; para ayudarnos a través de tiempos de crisis como la fuente de paz; para sostenernos y ser nuestro defensor.
¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Romanos 8: 31. .
Esta es nuestra esperanza viva y eterna; esta hermosa obra es de Dios y El la lleva adelante y la guarda, y por otra parte, nosotros debemos guardarnos en el temor de Dios, como nos decía el fundador del Movimiento Misionero mundial: los pastores, los obreros del Señor, nos conviene guardarnos más que una ‘virgen”; así es, que el Señor nos ayude a guardarnos y a ser fieles hasta el final.
Oren por nosotros, por la iglesia en Curaçao, por mi esposa, la hermana Gladys Vergara; que en mi ausencia es la pastora a tiempo completo y junto con la congregación le hacen frente a todo.
Oremos por la bendita obra en Antillas Holandesas, Aruba, Guyana Inglesa, Suriname, Guyana Francesa y Trinidad. No dejemos de orar por la obra de Dios en África: Guinea Ecuatorial; Nigeria, Camerún, Gabón y el Congo, y por todos los obreros del Señor en esos países. Y toda la obra en general, en todos los países donde estamos por la gracia de Dios.
El trabajo de esta misión es grande, se ha hecho mucho, se está haciendo mucho pero es mucho más lo que hay por hacer; roguemos al dueño de la mies que llame y envié obreros a su obra. Cristo esta a las puertas, que no nos agarre sentados sino que nos encuentre sumergidos por completo en la labor.
Decía aquel gran Apóstol, Misionero, Maestro y Evangelista; Pablo: “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” 1 Cor. 15: 58.
No hay nada que perder, pero si mucho que ganar, nos esperan las naciones y los pueblos en el mundo. ¿Donde están los llamados y los escogidos los que sienten la carga, amor y pasión por los que se pierden o están para perderse? ¿Donde están?
A veces uno oye a personas decir, yo no puedo ir, y quizás tengan razón. Pero yo creo que si pueden enviar sus oraciones, sus ayudas económicas para que otros vallan y hagan la obra del Señor en las naciones, en los pueblos donde está la necesidad. Orar para que Dios llame obreros y los envié y los guarde dándoles el respaldo debido para llevar el mensaje de vida a los necesitados. Creo que no hay barrera para hacer lo que Dios quiere hacer, para obedecer y cumplir con la gran encomienda misionera mundial.
¿Qué cree usted? ¿Se podrá? Yo creo que si… levántate y avanza en el nombre de Jesucristo.
 
Su hermano y amigo en Cristo,
 
Pastor. Clemente Vergara
Curaçao, 29 de Junio, 2008
 
  Hoy habia 11 visitantes (34 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Movimiento Misionero Mundial